¿Cómo preparar una Charla TED si eres Felipe VI? Storybrand para la monarquía

Actualizado: 18 oct


Hablar en público y contar tu historia para motivas e inspirar a otros.
Venga Felipe... anímate.

¿Te imaginas a Felipe VI dando una charla TED?


Todo el mundo sabe el miedo que da hablar en público. Te sudan las manos, el corazón no te pertenece y comienzas a tener en tu estómago una especie de Dragon Khan que va y viene y que no se detiene y qué sé yo.


Imagina ahora que todos los años tuvieras que decir el mismo discurso con algunas pocas variantes: guerra aquí, conflicto allá... maquíllate, maquíllate.


Sería más o menos sencillo porque los bloques principales son los mismos.


Ahora bien, aquí llega la faena. Tendrías que hacerlo en directo y en la Nochebuena: el 24 de diciembre.


Sí, esa única noche del año en la que las empresas dejan a sus empleados cenar en familia.


Menudo marrón... ¿no?... o más bien, esos diez minutillos no serían para tanto.


En mis formaciones sobre hablar en público les digo a mis alumnos que el secreto no está en formarse hasta la extenuación, sino en hablar con extraños o para así practicar el hablar en público.


También vale lo de hacerlo en cenas familiares con un tintineo previo de la copa de vino. Y con cuñados competidores delante, para los más hardcore.


Si yo fuera Felipe VI, que desde hace tiempo tiene la marca personal tocadilla, me tomaría muy en serio el dar una charla en formato TED para esta nochebuena.


Tiene tiempo. Desde hoy son 106 días.


Tiene seguro alguna habitación libre en casa para practicar ;-)


Nos sorprendería a todos con diez minutos de discurso en directo.


Nadie se atrevería a decir que lo sigue leyendo todo: hasta el bote del desodorante que explota a 50 grados. Que en Córdoba este verano ha ocurrido.


Hablar en público es una habilidad que genera tanto pánico que va después del temor a morirnos... incluso en algunos rankings la supera.


Si a esto, le añadimos lo de hablar en público y le añadimos la idea de VENDER... alguno sujeta el marcapasos y otro oye en su cabeza lo de:


MÁTAME CAMIÓN.



Pues de eso va precisamente lo que te quiero contar.


Este septiembre lanzo un curso que he llamado EL CLIENTE ES EL HÉROE... para los que odian hablar en público y vender.


Un curso que da a los alumnos que asisten una sencilla herramienta en la que estructurar un mensaje como si fuera un argumento de su serie favorita.


De hecho, la formación comienza con eso: conociendo la peli, serie o libro

favorito de los asistentes. A partir de ahí... todo va sobre ruedas.


Si quieres saber más, mira al final de este correo.


El caso es... que hablar en público y vender es algo que tenemos que hacer queramos o no. Salvo que seas el abuelo de Heidi.


Unas habilidades que empatan casi con la muerte y que si tú o tu equipo no queréis dominar, es una garantía para desaparecer del mapa.


Porque tu competencia, espabila, se está poniendo las pilas.


Felipe, esto también va por ti.


Dicho esto...


La mejor forma de aprender a vender hablando con clientes, es sentir que no les estás vendiendo nada.


La magia, la de verdad, se produce cuando les invitas a una historia alucinante en la que ellos son los protagonistas de todo esto.


Tú sigues un modelo mental que se parece mucho al de tu serie favorita de Netflix o de cualquier otra plataforma de las buenas.


Por eso no te costará ni a ti ni a tu equipo convertiros en un ejército de vendedores inconscientes.


Porque de eso va todo esto, de un curso que convierte a toda tu plantilla en vendedores en potencia... sin que se den cuenta de que lo son.


Ahora es cuando dejas pasar todo esto, te haces el longui como Felipe VI y sigues con tu marca personal del año catapún... y decides no arriesgar.


Si eres de los que no se quiere quedar esperando a la próxima noticia apocalíptica no cumplida a la que echarle la culpa de cómo va tu negocio...


Hablemos, copón.


PD: no te duermas en los laureles porque solo trabajo con 4 clientes al mes. Septiembre completo y quedan 2 huecos para impartir este curso en octubre.