Películas de Disney hasta en la sopa

Actualizado: 12 de ago de 2019


A riesgo de parecer un abuelo cebolleta diré que estoy saturado de tanta película de Disney este año y a la vez no haber visto ninguna... a excepción de "Toy Story 4"; de las pocas que no son un refrito hiperrealista de éxitos pasados de la factoría.


En mi más tierna infancia y adolescencia había "una peli de Disney al año" que se estrenaba en Navidad. Eso tenía un efecto devastador en taquilla y agrandaba el prestigio de este estudio de cine y del título en cuestión. Remachado este sentimiento con aquellos anuncios en las cintas de vídeo en las que te decían que La Dama y El Vagabundo estaría a la venta "por tiempo limitado". Cómo ha cambiado el cuento. Ahora vemos películas míticas de Disney haciendo zapping en la versión gratis de la TDT un jueves cualquiera por la tarde.


Esta orgía de remakes del amigo congelado comenzó con Mary Poppins. Después llegaron Dumbo, Aladdin, ahora El Rey León y si no me equivoco todavía nos queda Frozen 2... que vale que no es remake pero que ahonda en la idea de una sociedad "yonki" que cada vez necesita novedades potentes más frecuentes, para curiosamente engullirlas como si fuera comida basura y exigir que llegue la siguiente.


Solamente el estreno de Frozen 2 debería justificar el año Disney. Tras la obra maestra de la primera parte estaría más que justificado que fuera la película estrella del año. Pero no... lo será de unas Navidades relativas porque mientras nos han estado entreteniendo con pestiñazos en los que los guionistas no hacen falta y solamente necesitas buenos efectos especiales. Porque de eso va todo esto. De hacer caja a partir de contenidos repetidos que no aportan nada a la historia ni al espectador.


Alguno estará pensando que el Dumbo de Burton es mucho más que un remake. Seguramente... pero no surge de una página en blanco que es lo realmente meritorio para un contador de historias. Tim lo que hace es vivir de las rentas de otros.


Lo mismo que Apple ya no puede presentar un teléfono en Septiembre... sino que tiene que presentar dos o tres y cada vez más con novedades de gadgets adicionales y vender cada vez menos de todos ellos. Nos hemos acostumbrado como consumidores a que cada poco tiempo haya algo memorable que llevarse a los ojos, la boca, los oídos o la piel.


Hablando de piel. Ya se me pusieron los pelos de punta (en el mal sentido) cuando vi la versión realista de El Libro de la Selva de hace un par de años. Ver a un oso "real" hablar es lo menos creíble y lo más inquietante que he visto en mucho tiempo. Supongo que El Rey León irá por el mismo camino. Un Rey que en 1994 lo fue durante mucho tiempo y en el mundo entero. Ahora me temo que se tendrá que conformar con unas pocas semanas y ejercer como tal en una república bananera.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación.

Más información

Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad