Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad

Paternidad responsable. Claves para ejercerla.

Actualizado: 12 de ago de 2019


La noticia saltó hace tan sólo unos días. Se pone de moda una figura profesional que cuestiona la paternidad responsable. Se trata de una persona que llega a tu casa a las diez de la noche y se ocupa de tu recién nacido hasta la madrugada para que tú descanses. Se llaman salus y son profesionales de enfermería especializadas en puericultura. Hasta aquí todo bien.


Se supone que su contratación está indicada en los siguientes casos: casos de lactancia materna complicada, padres primerizos, necesidad básica de descanso, parto gemelar, situaciones sin ayuda familiar, neonatos, problemas postparto, cuidados especiales o familias monoparentales. Es decir... TODOS. Porque todos los que somos padres lo hemos sido por primera vez en algún momento y lo de "necesidad básica de descanso" suena a frase comodín.


Yo quiero mucho a mis hijos


Es una vuelta de tuerca más en la industria que se pone al servicio de esos padres y madres que abandonan a sus hijos tras su nacimiento. Digo ABANDONAR con todas las letras porque eso es lo que sucede si por la noche tienes una salus, luego te vas al trabajo y te lo cuida una nanny que cuando llegas a las 21:00 los tiene bañados y acostados mientras tú cenas antes de que vuelva de nuevo la salus. Esto tiene mucho poco que ve con la paternidad responsable.


Sé que esta forma de hablar puede levantar y ampollas y herir sensibilidades. Afortunadamente ha habido sentencias recientes que refuerzan esta idea; como la del divorciado al que quitaron la custodia de su hijo porque estaba permanentemente al cuidado de los abuelos. Una sentencia que habla de "desatender el cuidado del menor" y que creo que pone el dedo en la llaga.


Cuestión de prioridades cuando nacen tus hijos


Hablo como padre cuando digo que al nacer nuestros hijos comenzó para mi con cada uno de ellos la creación de un vínculo que me convirtió en su padre. Eso me hizo priorizar como padre a mi familia sobre mi trabajo de forma responsable. Lo que se tradujo en cambiar dinero por tiempo. El que decidí dedicar a mis hijos para que se convirtieran en tales.


Óliver hoy tiene cinco años y Alma tiene tres y me han devuelto ese tiempo con creces porque son personitas autónomas. Son dos niños perfectamente equilibrados que han pasado junto a sus padres el 98% del tiempo de su vida (excluyendo el colegio) y se nota. Son niños que ven amor y sienten amor en su familia... y para los que sus referentes somos las personas cuya relación de pareja tuvo como consecuencia su nacimiento. Muy distinto a cuando los hijos son la presunta causa por las que las parejas quieren encontrar un motivo para quererse.


La importancia de cuidar de tus hijos


No da igual que no te ocupes de tu hijo. No da igual que le alargues las clases extraescolares o que esclavices a sus abuelos. No da igual que recurras a guarderías nocturnas para poder tener tiempo para ti. No da igual que contrates una salus y una nanny para delegar el cuidado de aquello a lo que más quieres. No da igual porque ese niño, muy probablemente, será un adulto con carencias emocionales derivadas de su figura paterna o materna ausentes, que sufrirá las consecuencias y tomará decisiones basadas en lo que ha vivido.


De esta forma se perpetúa un modelo en el que nuestra sociedad abandona a sus pequeños y aparca a sus mayores. Así nos va.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación.

Más información