Matar el tiempo debería ser delito

Es una de esas ideas que se me pasan por la cabeza en días como hoy.


Hoy es el aniversario de un tiempo que terminó muerto, pero te lo cuento al final.


Antes quiero comentarte que expresiones como "tirando", "matando el tiempo" o "no me da la vida" me han llevado a lo largo de los años de una cierta compresión a una total compasión.


¿A qué hemos venido a esta vida?


¿A pagar impuestos y sacar a nuestros hijos adelante?


No me digas que te conformas con eso.


Con la mano abierta.


En serio.


Como esto siga así, el que diga unas palabras sobre tí en tu funeral va a pasar un rato regulero intentado encontrar algo interesante que contar:


"Sacó adelante a su familia"


"Era seriéfilo"


"Muy amigo de sus amigos"


"Era buena gente y muy predecible"


Conseguido. Ya eres invisible.



¿Por qué te cuento todo eso?


Porque hoy hace 19 años que murió mi padre. Un hombre que, de tanto matar el tiempo, terminó agotando el suyo.


Vamos a darle la vuelta en positivo.


Eso te lo cuento en mi nuevo libro, TU VIDA CUENTA, que hoy sale a la venta y que te habla de muchas cosas que no te van a gustar.


Pero que harán que, quien diga unas palabras en tu funeral, lo tenga mucho más fácil para contar algo interesante.


Porque de tu vida, solo hay una temporada.


TU VIDA CUENTA

PD: compra Arriba

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo