La decisión más importante en la vida de tu hijo.

Actualizado: 12 de ago de 2019


Reconozco que el título de este post apunta alto. Y la respuesta supongo que suscitará algo de controversia, por eso mejor no hacerla esperar. Creo que la decisión más importante en la vida de tu hijo es, ni más ni menos, con quién decides afrontar la decisión de tenerlo.


Eso va a determinar sin duda el futuro de esa nueva vida. Espero que nadie vea en mis palabras una censura a las familias monoparentales. No soy capaz de entrar a valorar esos modelos familiares porque no me he visto en la situación. Sería una frivolidad hacerlo. Como en su día sentí que lo era cuando me asomé al tema de las adopciones.


Pero volviendo al tema del post. Me llaman la atención los casos que conozco a mi alrededor en los que los padres de un niño pequeño se separan precisamente al poco tiempo de tenerlo. Suele ser el hombre el que sale corriendo. Es como si el pequeño preguntara: “mamá, ¿yo por qué nací?”, “hijo mío, porque papá y yo nos queríamos mucho”. Ya es mala suerte, pensará el niño, que ese quererse mucho se extinguiera al poco de nacer él.


En realidad estoy apelando en el fondo a la enorme responsabilidad que supone tener un hijo. Me da la sensación de que la gente lo tiene como decide tener un Iphone de última generación o hasta como excusa para comprarse el cochazo tanque. No es normal que haya tantos casos de lo que yo llamo familias desestructuradas. Sin drogas ni alcohol, pero repletas de decisiones irresponsables. Todas las derivadas de un hijo no deseado por ambos.


Nadie te garantiza acertar con la persona con la que tienes un hijo, pero como decía Gila: “se casan con lo primero que encuentran…”


Es verdad. Pero normalmente lo que parece, termina siendo y cayendo por su propio peso. Y es cierto también que nadie está libre de sufrir un desengaño amoroso que le lleva a una separación, que siempre será mejor que una convivencia forzosa. Todo el mundo tiene derecho a rehacer su vida.


Sin embargo, mientras los adultos rehacen su vida, la de sus hijos queda marcada para siempre con un hogar duplicado, un coche duplicado, unos horarios duplicados y todo por partida doble. Sin la reconfortante sensación de estar todos juntos como una familia. Vaya, esto me ha quedado quizá un poco religioso.


Por aclarar, los niños ni vienen de París, ni los trae una cigüeña ni tampoco nacen porque Dios quiere.Sucede porque dos personas hacen el amor o follan. Quizá ese sea el problema. Que uno de los dos piensa que están haciendo lo primero y para el otro/a es solamente lo segundo.


Feliz Verano.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación.

Más información

Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad