Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad

Hasta aquí hemos llegado

Actualizado: 12 de ago de 2019


Parecía mentira pero no lo es. Cada año sucede lo mismo y sin embargo la sorpresa no mengua con cada celebración. Un año más he dejado de estar donde estaba hace ahora trescientos sesenta y cinco días. Estoy en un lugar diferente: más bonito, más pleno y más equilibrado.


No puedo ni quiero acostumbrarme a la sensación de que cada uno de los años que he vivido desde que estamos juntos se han convertido en un monumento a la superación, a las ganas de hacer cosas, al atrevimiento y a la osadía de saber que se puede y lograrlo. Incluso cuando eso no sucede... ser capaz de sacar algo positivo que convierta un revés en un avance.


Mientras todo esto pasa... disfrutando del durante.


Estoy convencido cada vez más que las fechas se celebran no por el día que implica sino por lo que rememora, sino por lo que ha pasado entre esa fecha y la anterior. Y en este año se me acumulan momentos en los que la vida me ha atravesado. Porque mi vida lo es cada vez de forma más pura. Siento de corazón que la mayoría de mi tiempo está dedicado a cosas que quiero hacer y personas con las que quiero estar. He pasado de Vivir con el tiempo que mis obligaciones me dejaban libre, a que sean éstas las que se tengan que conformar con el tiempo que me sobra tras haber vivido de forma cada vez más plena.


Quiero darte las gracias por estar a mi lado cada día, cada noche, madrugada, cada media tarde y media mañana. Quiero darte las gracias por esas conversaciones en la mesa multimedia de casa o en ese sofá que pide un plan renove. Quiero darte las gracias por las veces que me llamas, que me piensas y que me escribes. Por acompañarme incondicionalmente en la lucha contra ese Goliath inevitablemente cada día más menguado. También por ser el origen y destino de las dos personas que son la consecuencia de querernos. Quiero darte las gracias por saber decirme que No con el mismo cariño que me dices que Si cuando te cuento algo descabellado. Quiero darte las gracias por dormir a mi lado, por ser la piel que reconoce mi piel y por dejarte llevar y llevarme a lugares a los que voy con los ojos cerrados porque lo hago contigo.


Y siempre termino pensando lo mismo en días como hoy... "hasta aquí hemos llegado"... un momento efímero hacia un lugar mejor.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación.

Más información