Es inútil que te sigas mintiendo

No me puedes engañar.


Así comienza la canción Indiana de los Hombres G.


Hay una escena en esa película, la del Arca Perdida, que siempre me ha parecido mítica.


Va el bueno de Jones por un zoco o de repente todo el mundo se aparta. Aparece un tipo con un sable y comienza a moverlo de forma un tanto rimbombante.


Indiana levanta la mirada y con la cara sudorosa… le concede menos de tres segundos en medio del hartazgo que se refleja en su mirada.


Saca su revólver y dispara al de los aspavientos. Escena zanjada.


Esto mismo se puede aplicar a los clientes que marean, que te piden muchos datos, que presumen mucho de poder adquisitivo o que no paran de incordiar.


Parece que sí… pero al final es que no.


No tesigas mintiendo.



Te chupan la energía. Como si fueran la linterna encendida accidentalmente en tu móvil y que te seca la batería de forma exponencial.


Porque el cliente no siempre tiene razón. Solo el cliente adecuado para tu negocio… siempre la tiene.


Todo esto y mucho más es lo que enseño en mi nuevo curso para esta temporada.

EL CLIENTE ES EL HÉROEaunque incluso eso tenga los límites de las relaciones sanas.


Contáctame y hablamos.


PD: si te ha molado, reenvíalo.


PD: si no, puedes responder BAJA y tan amigos.

1 visualización0 comentarios