Empresas que perjudican (o benefician) seriamente tu salud



Siempre hemos pensado que las empresas buscan lo mejor para sus clientes. Pero vivimos tiempos en el que habría que matizar conceptos.


En los últimos tiempos, estamos asistiendo a la proliferación de empresas que están traspasando una raya que convierte la comodidad de sus clientes en un peligro para su salud. Pensemos en las empresas de patines eléctricos que han tomado nuestras ciudades. El uso de los mismos, en muchos casos, provoca que la gente haya dejado de hacer algo tan básico como es caminar. Facilitando de esta manera la propagación de esa epidemia de nuestros días llamada: Obesidad".


Pensemos ahora en todos esos "riders" que "apatrullan" la ciudad montados en sus bicicletas con una chepa en su espalda que contiene la comida o la cena, no de alguien discapacitado, sino de un cliente que está tirado en el sofá y quizá sea usuario del patinete eléctrico.


¿A quién no le viene a la cabeza la película Wall-E donde la gente se queda sin tobillos?

Pensemos ahora en las empresas que embotellan agua y la venden en Madrid capital, donde el agua del grifo es excelente, sin haber modificado su envase como ha hecho Cabify. ¿Están siendo sensibles las empresas de agua embotellada a los mensajes que llegan desde la sociedad a la que venden sus productos? Me pregunto si en sus memorias de RSC sacan pecho o mencionan la cantidad de plástico que están generando y que, en la mayorías de los casos, termina en un océano que terminará convertido en una franquicia planetaria del Mar Muerto.


Hasta aquí el momento pepito grillo. Porque también hay empresas que hacen exactamente lo contrario.


Todas aquellas empresas que están promoviendo el uso compartido de los vehículos. En este punto menciono a todas las que he usado hasta el momento y cuya satisfacción es máxima: Blablacar, Respiro, Ubeeqo, Wible, Car2Go y todas aquellas que tengo pendiente de probar.


¿Qué tienen de diferente estas empresas con respecto a las primeras? Que en cierta forma te hacen la vida menos fácil.

Porque siempre es más cómodo tener un coche a tu disposición en exclusiva aparcado en la calle. Mucho más que estar pendiente de que tengas la suerte de que haya uno cerca de tu casa cuando lo necesites. Por no hablar de que con el coche compartido no puedes improvisar tan fácilmente y si quieres ir al pueblo el domingo... igual tienes que dejarlo gestionado el viernes.


La conclusión que extraigo de todo esto es que el viejo mantra de las empresas de "hacernos la vida más fácil", deberían cambiarlo urgentemente por otro que tiene más futuro: "hacernos la vida más sostenible".


En todo caso, ninguna de las empresas que he mencionado tienen la culpa de nada. Porque la decisión final que cierra el círculo de la economía somos los consumidores... que votamos por el mundo que queremos en cada decisión de compra que realizamos.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación

Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad