Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad

DÍA 12. Se busca persona que cuide lo que más quiero por cinco euros la hora. (incluye podcast)

Actualizado: abr 1





Sorprendido, indignado, ¿conmovido quizá?. Espero que alguna de esas emociones, u otras parecidas, te hayan asaltado al leer el título de este post; es mi intención más sincera. Esta frase tomó forma hace dos veranos cuando, una vecina de mi portal que no tiene hijos, dedico aquellos días estivales a cuidar de una niña pequeña. Un día le pregunté y me dijo que le pagaban cinco euros por estar cada hora con la pequeña.


Vivimos en una sociedad que ha decidido subcontratar el cuidado de sus mayores y de sus pequeños. Ahora estamos pagando las consecuencias.


En mucho casos, ese cuidado se le adjudica al mejor postor y sin ningún tipo de escrúpulos. Es ahora cuando vemos, con especial relevancia, hasta dónde llega el desprecio por la vida de nuestros mayores; muchos de ellos encerrados en residencias infradotadas de recursos suficientes y sometidas a un control legal más que laxo; con cadáveres ocultos, personal que ha desaparecido y responsabilidades difusas.

Nos echamos la manos a la cabeza como sociedad, mientras despertamos de un sueño que, para muchos de nuestros mayores, era una pesadilla.

Rompo una lanza en favor de aquellas residencias que tratan a nuestros mayores como se merecen. El mayor reconocimiento para ellos y ellas por cumplir con la ley y el sentido común.


En la otra cara de la moneda, están nuestros pequeños. Muchos de ellos abandonados por sus padres, que los han visto crecer en pijama, hasta hace cuatro días. Estos mismos padres que eran aplaudidos socialmente, por pasar muchas horas en la oficina para dar lo mejor a sus hijos: el mejor colegio, el mejor seguro de salud, la mejor casa, el mejor coche... ningún recién nacido, bebé o niño pequeño pide nada de esto. Es puro egoísmo y desmonta ese "sacrificio" para darles "lo mejor" a nivel material, a cambio de no ver a sus padres durante gran parte de su infancia. Después no te extrañe que ellos no quieran verte a ti.


Para todos aquellos padres y madres que trabajan calentando la silla por miedo a perder su trabajo, tengo una mala noticia: de tu familia, también te pueden despedir.

¿Qué tal va la sensación de incomodidad con este texto? Me alegro.


Estoy cansado de pensar que "tengo que respetar lo que haga cada familia", porque la falta de escrúpulos de algunos hijos con sus padres o de algunos padres con sus hijos, tiene que comenzar a ser, desde ya, censurada y perseguida por nuestra sociedad. Porque nuestros hijos viven en comunidad con otros niños... y todos ellos, serán los adultos del futuro.


Depende de nosotros, como padres, el introducir el "sistema operativo" con el que se desenvolverán en la vida. En los primeros años, es cuando se configura la persona que va a ser en el futuro y es nuestro ejemplo y dedicación, la mejor garantía para que se enfrenten con criterio a todo lo "malo" que la vida les depara: el porno, las drogas, el alcohol, etc... cuando llegue ese momento, la suerte ya estará echada. Espabila.


Porque ha llegado el momento de apelar a la responsabilidad de ser padre o madre, porque cuando eso ocurre te van a traer un piano de cola a casa y más vale que abras hueco.


Porque ha llegado el momento de que ya no valga que tengas un hijo, pensando en el abuelo o abuela, que lo cuidará (gratis y encantado) cuarenta horas a la semana. Eso se tiene que terminar. Si tu hijo te agota a ti, imagina cómo te sentirías con treinta años más.


Porque ha llegado el momento de ser responsables con aquellos nos dieron la vida y aquellos a la que se la hemos dado.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling, Motivación y Conciliación

Este post forma parte del proceso de escritura y publicación de mi próximo libro.