Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad

DÍA 1. Claves para la convivencia. (Incluye version podcast)

Actualizado: mar 16



Hoy es 14 de Marzo de 2020. Quedan dos meses para la publicación de mi próximo libro. Comienza también el estado de alarma en nuestro país. Ambos hechos confluyen en el hecho de que, en estos días, voy a aprovechar para darle el empujón definitivo a su escritura y revisión. Los escritos y podcast que voy a compartir contigo, guardan todos relación con tema que abordo en el libro. Aunque no compartirán la forma exacta, seguro que lo hacen en el fondo.


¿Me acompañas?


Esto va a ser mucho más que un fin de semana largo.


Uno de los primeros retos a los que nos enfrentamos tiene que ver con el hecho de que esto no va a ser un fin de semana largo. Tampoco lo vamos a poder llenar de actividades que nos hagan evadirnos de la realidad que nos rodea; tampoco de las personas que están a nuestro lado. No hay posibilidad de llenar tu agenda de eventos sociales que hagan que los "días libres" se pasen volando. Es hora de hacer inventario en nuestras vidas... y puede que echemos en falta cosas.


Como me dijo un buen amigo hace tiempo, hay gente que va mucho al cine para no tener que hablar de su historia real. No le faltaba razón. Esto también sucede cuando dedicamos gran parte de nuestro tiempo de ocio a estar ocupados, sin dejar un resquicio para la conversación pausada y generosa. Ni hablar del silencio, ese desconocido que casi siempre resulta incómodo. Necesitamos ruido. Cuanto más... mejor.


A las alturas a las que estamos, ya hemos podido comprobar que las opciones de entretenimiento online, además gratuitas, nos bombardean para acompañarnos en este viaje colectivo hacia el aplanamiento de la curva del COV-19. Es decisión de cada uno el llenar nuestras horas de hogar de eventos online, para evadirnos de las personas offline que tenemos a nuestro lado. Craso error, si me permites el consejo.

Ha llegado el momento de la prueba de fuego y comprobar la veracidad del: "hogar, ¿dulce? hogar"



Claves para conciliar durante la cuarentena.


Hay varias claves clásicas para la convivencia, junto con otras recomendaciones relacionadas con el teletrabajo. ¿Estás preparado/a? Allá vamos.


1. Que la otra persona no haga dos cosas seguidas. Consiste en evitar que nuestra pareja realice dos tareas de la casa de forma consecutiva. Es muy básica pero funciona. Si uno hace la comida, el otro pone la mesa y la recoge. Si uno pone la lavadora, el otro la tiende... y así todo. ¿Sencilla verdad? Al principio cuesta, pero termina saliendo solo.


2. Siempre hay dos formas correctas de hacer las cosas. Esta va dedicada a mi madre: cuando vio que había hecho la cama con diez años, lo primero que hizo fue deshacerla. No era la mejor forma de motivar. También me pasó con mi chica, que cuando yo colocaba los platos en el escurridor, luego llegaba ella y daba un concierto a lo Mayumaná. Entender por parte de ambos que no hay que revisar todo lo que haga el otro es importante: porque si lo terminamos rehaciendo todo a nuestra manera, corremos el riesgo de provocar una profunda desmotivación en la otra persona para volver a hacerlo.

Estas dos ideas son de primero de convivencia. Si no las dominas o asumes a partir de ahora, se te va a hacer largo y puede que cambie hasta tu estado civil tras esta tormenta.

Vayamos con las claves para combinar casa, familia y teletrabajo:


1. Acota los tiempos para atender a "la casa". Si te ves en la obligación de trabajar en casa, deja claro los horarios con tu pareja en los que "la casa" tiene que ser atendida. Es importante dejar claras las tareas diarias -sin fliparnos- y que se parezcan mucho a lo que se hacía antes de este nuevo escenario. Establecer tareas de mantenimiento diario y unos días concretos de limpieza más a "fondo". Fuera de esos horarios estrictos, no vale de lo de poner una lavadora en mitad de tu jornada de teletrabajo.


2. Seguir diferenciando entre fines de semana y el resto de días. Levantarse toda la familia a la misma hora de lunes a viernes, desayunar y vestirnos todos como si fuéramos al cole. Tras el desayuno, toca hacer algo de tarea del colegio si lo permite el horario de papá y/o mamá. Es importante que sea en las horas más frescas del día para encontrar menos resistencia en nuestros pequeños. Que los fines de semana sean los momentos para lo excepcional: quedarnos más rato en la cama, tomar un dulce en el postre o cenar pizza. Es importante que sientan la diferencia nuestros hijos y nosotros también.


3. Establecer unas tareas laborales y gestionar el tiempo líquido. Es posible que lo que en la oficina te lleva "x tiempo", en casa te ocupe menos... o más, pero de forma discontinua. Lo importante es que hagas una lista previa -o el día anterior- sobre tus objetivos de trabajo en la jornada siguiente. Se puede dar la circunstancia de que, debido a la falta de distracciones y tiempos muertos de la oficina, termines antes tu trabajo. En ese momento, aunque te cueste, ha terminado tu jornada laboral. También puede suceder que necesites adaptar tu horario de forma flexible, con el fin de adaptarte a la presencia de tus hijos en casa. Ejemplo: si entras a las 9 de la mañana a la oficina, quizá puedas adelantar trabajo de seis a ocho de la madrugada mientras todos duermen.


Es importante que esto lo tengas hablado con tus superiores para que no haya malos entendidos y poner el acento en los objetivos cumplidos.


Con esta batería de medidas, creemos que puede resultar mucho más llevadero este tiempo indeterminado que nos ha tocado vivir. Podemos convertir esta crisis en una oportunidad para la mejora personal y laboral.


Un penúltimo consejo: comienza a considerar el descanso como parte necesaria del trabajo y de tus relaciones familiares. Planifica el tiempo para descansar para que no sea improvisado. También un tiempo para jugar: tanto tú de forma individual como con tus hijos. Llamamos "juego" a todo eso que nos libera de pensamientos pesados y complejos.


Para los que viven solos: aprovecha este tiempo para mirar dentro de ti; para hacer limpieza, recolocar emociones y afilar el hacha. Aléjate de las pantallas y no conviertas estas vacaciones a la fuerza en un maratón de ver series en la tele. Recuerda: de tu vida, solamente hay una temporada.


Para los que viven en pareja o en compañía: aprovechad para convertiros, además, en un Equipo.


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling, Motivación y Conciliación


Este post forma parte del proceso de escritura y publicación de mi próximo libro.