Cómo quejarte de tu empresa y que no te despidan



Todos hemos vivido la situación de escuchar cómo despotrica nuestro cuñado laboral en contra de la empresa. Hay niveles intermedios en los que la gente da su opinión verdadera sobre lo que piensa, pero siempre en la intimidad entre tuppers y cafés con los compañeros.


Esta falta de sinceridad provoca que, los que llegan nuevos a la empresa, no sepan dónde se están metiendo. Todo provocado por el miedo colectivo a que, si hablan más de la cuenta, pueda haber represalias laborales.


Ahora nos llega la oportunidad de opinar sobre las diferentes empresas en las que hemos trabajado o estamos trabajando. Para decir las cosas buenas y las mejorables. Siendo positivos y dando una información muy valiosa a otros trabajadores.


Si valoramos las opiniones de otros para elegir un hotel en el que pasamos una noche, ¿por qué no hacerlo para elegir la empresa en la que vamos a trabajar cuarenta horas a la semana?

Sería un síntoma de salud laboral que se convirtiera en hábito el opinar sin temer represalias. Estaríamos ante la constatación real de que las relaciones laborales sanas, son aquellas que se producen en condiciones de igualdad. Entre empleador y empleado.


Me temo que muchas personas viven lejos de esta realidad. El camino no es fácil pero merece mucho la pena.


¿Te vienes?


AUTOR: Nacho Caballero. Speaker y Formador experto en Storytelling y Motivación. 

0 vistas

Nacho Caballero

650 486 412

hola@nachocaballero.com

Madrid. España.

  • Icono social LinkedIn

©2018. Todos los derechos reservados. 

Política de privacidad